Prueba de vacunación

un derecho o una violación de tus derechos

Publicado en El Pais, 1 de Junio 2021.

Afortunadamente, estamos en un punto de esta pandemia en el que muchos tienen al menos su primera dosis de la vacuna COVID, y estamos hablando de poder realizar más actividades que no se han realizado desde la pandemia. Ya se ha hablado de pasaportes de vacunas para permitir que los vacunados puedan hacer más actividades que los que aún no tienen la vacuna o no la quieren. Los cruceros han dicho que se requerirá la vacunación una vez que se reanuden y los CDC (Centro para el Control de Enfermedades) incluso han dicho que las máscaras ya no son necesarias si uno está vacunado (recuerde no seguir el consejo médico de este artículo) y las tiendas en los EE. UU. también han levantado la obligación de portar una máscara a los que se han vacunado. Por supuesto, los que están en contra de la vacunación ya han expresado su enfado y los políticos están escuchando.

El movimiento contra las vacunas no es nada nuevo y ha existido durante mucho tiempo antes de la pandemia, ya que se han hecho afirmaciones médicas falsas de que las vacunas contienen sustancias químicas nocivas y causan problemas como el autismo. Sin embargo, la pandemia ha provocado que el mismo grupo de personas actúe aún más fuerte, ya que un programa de pasaportes obviamente tendría ramificaciones negativas para ellos. Por lo tanto, será un alivio para ellos saber que tienen aliados.

En el estado de Florida, por ejemplo, se volvió ilegal exigir prueba de vacunación y cada infracción conlleva una multa de mil dólares, lo que significa que cualquier anti-vacunas puede simplemente decir que sí, y tendríamos que confiar en su palabra. El senador Ted Cruz, junto con otros dos senadores estadounidenses, introdujeron una legislación para ilegalizar que el gobierno federal cree un pasaporte o ayude a terceros a crear el suyo.

La cuestión, por supuesto, es que nadie debería ser obligado a vacunarse si no quiere y con eso no podría estar más de acuerdo. Sin embargo, como ocurre con todas las decisiones en la vida, decidir no vacunarse debería tener consecuencias. Uno tiene derecho a no vacunarse, y el comerciante / aerolínea / estadio deportivo tiene derecho a negar abrir sus servicios a quienes no tengan vacuna. El hecho es que las vacunas son solo una parte más para detener la propagación del virus del COVID-19. Esto solo funciona si todos nos involucramos y aquellos que se niegan a vacunarse o practican otros protocolos de salud ponen en riesgo a todos los que los rodean y no solo a ellos mismos.

Todos estamos cansados y necesitamos que esto termine. Los pasaportes de vacunas son una forma de llevarnos a ese fin más rápido. Toda la legislación para detener este objetivo debe desalentarse, de lo contrario, los cierres, las máscaras y el distanciamiento social estarán aquí por más tiempo y nadie quiere eso.

About Matthew Glezos 370 Articles
Matthew es Canadiense y es Magister en administración de empresas. El tiene experiencia internacional in marketing y estrategia. Tambien tiene un interés fuerte en tecnología y lo combine con el lado empresarial.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*