Vacunas contra el COVID-19 y su logística

un trabajo duro y complicado

Publicado en El Pais, 2 de Febrero 2021.

Los laboratorios farmacéuticos han hecho su trabajo y ya ha llegado la vacuna contra el COVID-19. Solo falta vacunar a todos para liberarnos de todos los problemas. Nada de máscaras, nada de distanciamiento y otra vez podemos tener fiestas y conciertos. ¡Ojalá todo fuera tan fácil! La mayoría no se da cuenta, pero la logística detrás de las vacunas es una operación complicada. Hay tres aspectos. Primero la logística de las vacunas, la otra es las personas por vacunar, y la tercera es la administración de la segunda dosis.

Las vacunas son bastante delicadas. Para su transporte se requiere temperaturas bajas. Para Pfizer es hasta 70 grados bajo cero, y para el Sputnik V solo 2 a 8 grados. Si no se mantiene estas temperaturas durante el transporte, se pierde efectividad. Los momentos críticos son siempre el momento de cambiar el modo de transporte. De avión a camión, por ejemplo: de contenedores, a cajas de frio se pueden exponer a una temperatura no deseable y se arruinan. La Pfizer puede durar máximo cinco días en temperaturas menores. Si esto falla, entonces podríamos estar recibiendo una dosis que no respeto la cadena de frio y que perdió su efectividad.

El segundo aspecto es ¿dónde vamos a vacunar primero? Si decidimos vacunar a los trabajadores en salud significa que en un hospital vacunaremos al personal médico, pero no al personal administrativo ni a los pacientes en riesgo (mayores a 60 años y los que tienen una precondición). ¿Es algo extraño no? Y ¿a que ciudad se priorizara? A las ciudades donde está el 70% de la población o a todas las ciudades capitales? Muchas tendrán que esperar porque no hay las dosis completas.

El tercer tema es que para lograr una efectividad de 90% se necesita dos dosis. Un problema que tiene Sputnik V es que en la practica son dos diferentes vacunas, la A y la B. Entonces cuando hay 1000 dosis, podría significar que es para 1000 personas la dosis A o para 500 personas la dosis A y B. Y esto muestra también directamente el problema. ¿Como logramos que las personas correctas lleguen a los puntos de vacunación? Hacer fila es peligroso y difícil justo para las personas en riesgo, mandar cartas es muy difícil y por periódico es un riesgo que no todos lo vean. Además, sabemos que hay personas que no quieren vacunarse lo que causa que el sistema no sea muy eficiente si no lo podemos estimar bien.

Después de un tiempo, todos tendrán que volver para su segunda dosis, si no vuelven para el mismo tipo de vacuna (2 dosis de Pfizer y 2 dosis solo de Sputnik V, no mezcladas) sólo se logrará una protección del 40% a 60% y esto no es efectivo para la población. Este significa toda una nueva logística para la administración de vacunas con el fin de que se apliquen la vacuna correcta y de la misma marca.

Toda la vacunación va a tardar bastante tiempo. Al inicio se pensaba que podemos hacerlo en 8 meses. Quizás algunos países lo logren, pero para otros un año o más será la realidad. Hecho es, que va a ser un trabajo duro y complicado.

About Arnold Hagens 245 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, health y coaching

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*