Los hábitos de gasto de su pareja

cómo lidiar diferentes preferencias?

Publicado en el Pais, 10 de Agosto 2019.

Hace unas semanas, escribí sobre los problemas que tienen las parejas cuando se trata de dinero. Uno de los aspectos son los hábitos de gasto de ambos. No importa cuánto se amen los cónyuges, ciertos hábitos y preferencias siempre serán diferentes. Sin embargo, las diferencias que probablemente te enamoraron también podrían ser las bases para grandes peleas. Ciertos pasatiempos y preferencias son más caros que otros y las personas valoran las cosas de manera diferente. Por ejemplo: algunas personas están dispuestas a gastar unos cientos de dólares para viajar y ver jugar a su famoso equipo de fútbol, mientras que otra persona ni siquiera encendería la televisión para ver el mismo juego. Los cónyuges son diferentes con diferentes preferencias. Entonces, ¿cómo lidiar con eso?

En primer lugar, ¿por qué los hábitos de gasto son un problema para el cónyuge? En la mayoría de las familias, el dinero es un recurso escaso y siempre es un desafío llegar a fin de mes y pagar todas las facturas. Un gasto excesivo puede causar problemas a la familia. Una de las primeras cosas que enseñamos en la clase de economía familiar es asegurarnos de que su presupuesto esté equilibrado sin ningún déficit. La escasez a fin de mes puede poner nerviosos a algunos y es la razón por la cual los hábitos de gasto excesivos causan peleas. A muchas personas no les gusta la incertidumbre de quedarse sin dinero.

En segundo lugar, tal vez la pareja simplemente no estuvo de acuerdo en la necesidad de guardar algo al final de cada mes o en qué ahorrar. ¿Está ahorrando para unas vacaciones, un auto nuevo, para iniciar un negocio o una casa nueva? O tal vez solo quiera tener algunos ahorros adicionales por si acaso. Tener sus objetivos claros hará que sea mucho más fácil hablar entre ellos acerca de los grandes gastos que reducen los ahorros al final del mes. Es más fácil convencer a su ser querido de que no gaste en algo que no es realmente necesario si eso le acerca las vacaciones o la casa soñadas. Por el contrario, solo prohibir o pelear por el gasto empeorará las cosas.

Entonces, antes de entrar en un argumento complicado, primero acepte que las preferencias son diferentes. En segundo lugar, algunas personas realmente necesitan estabilidad financiera y pueden asustarse cuando no se hay inestabilidad. Por último, asegúrese de hablar sobre los objetivos financieros futuros, los sueños, las emergencias o la jubilación. Hable sobre los gastos y vea qué es lo mejor.

About Arnold Hagens 145 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, marketing y coaching

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*