Responsabilidad Social Empresarial contra la violencia

Publicado en El Pais, 29 de Junio 2019.

La violencia es un problema latente en Latinoamérica, particularmente la violencia intrafamiliar contra las mujeres y contra los niños. Según la CEPALSTAT de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Latinoamérica tiene altas tasas de violencia intrafamiliar a pesar de la legislación para proteger a las personas en cada país. La aceptación de la violencia contra las mujeres o niños se debe a una cultura de violencia con prácticas cotidianas donde es normal castigar, maltratar, golpear y violar.

Para las mujeres, por ejemplo, el machismo y la violencia hacen que su hogar sea un lugar peligroso o sus relaciones románticas una fuente de pánico. Según la UNICEF, en Latinoamérica se encuentran 14 de los 25 países con mayor número de femicidios del mundo. Sólo en 4 meses del 2019, en México ocurrieron 1199 femicidios y en Bolivia 55. La tasa per cápita de femicidios por cada 100.000 habitantes es de 10 en El Salvador, 5 en Honduras y Belice, 2 en Bolivia y Paraguay. En muchos países existe la impunidad debido a la enorme retardación de justicia. En Honduras, por ejemplo, más del 85% de los femicidios quedan impunes, en Bolivia el 75%.

Es importante que la empresa privada apoye acciones para reducir la violencia como parte de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Se ha demostrado que la fuente de empleo es un lugar adecuado para reducir o eliminar las prácticas machistas y de violencia porque el acceso al trabajo mejora las condiciones de vida y da más libertad a las mujeres. También se ha demostrado, que las acciones de la empresa a nivel social (RSE) pueden ser una fuente de prevención y reducción de la violencia. Muchos países no se tienen disposiciones para prevenir o proteger a las víctimas de violencia.

Primero, las instituciones dedicadas a la investigación podrían determinar cuáles son las mejores prácticas nacionales para abordar y reducir la violencia. Luego, como parte de la acción de RSE, se pueden tomar acciones para orientar y prevenir la violencia. Aspectos como costumbres y prácticas culturales que naturalizan la violencia, la promoción de un trato igualitario para eliminar la desigualdad histórica y de poder hombre-mujer o adulto-niño, y los aspectos de masculinidad en la educación.

Las empresas se benefician con la RSE. Primero, mejora el bienestar de sus empleados que podrán trabajar mejor. Segundo, el número de empleados con baja médica o muerte por violencia será menor. Tercero, una reducción de la violencia reduce los embarazos adolescentes, matrimonios infantiles y contagios de VIH u otras enfermedades. Finalmente, si la sociedad es menos violenta, existen relaciones de paz que mejoran la calidad de vida social, promueven una mejora económica y reducción de la pobreza.

About Kathya Cordova-Pozo 105 Articles
PhD. en Economia y Politica internacional. Realiza investigacion en el area de economia-salud y desarrollo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*