¿Existe el cambio climático?

Esperemos que no existe.

Publicado en El Pais, 25 de Junio 2019.

Hay varios objetivos de desarrollo sostenible (ODS) pero la mayoría recuerda la pobreza, la salud y el cambio climático global. Algunas consecuencias podemos pensar pero aún no sabemos cómo realmente nos afectará. Más tormentas, mayor nivel del mar, extinción de especies, etc. Para otros, no ocurrirá nada significativo.

La mayoría de la gente se preocupa por los próximos días, y otros se preocupan por los siguientes años. Preocuparnos por algo que podría suceder en 30 años, no está en nuestra agenda. Es por eso que las políticas ambientales de aspectos que son una amenaza inmediata son más fáciles de implementar; por ejemplo, la prohibición del plástico de un sólo uso en la Unión Europea o de la ciudad de La Paz que se introduce desde el próximo mes. ¿Por qué es esto fácil? Bueno, todos ven la acumulación de plástico pero no así otros efectos del cambio climático.

El Instituto de Política Energética de la Universidad de Chicago demostró en el 2018 que el 71% de los Estados Unidenses admite que el cambio climático es una realidad. Sin embargo, solo el 35% piensa que el cambio climático es causado por la humanidad. La mitad de los estadounidenses dicen que la ciencia del cambio climático es más convincente que hace cinco años, en parte impulsada por los climas extremos.

En el informe: Caminos hacia una economía baja en carbono, McKinsey & Company estima que el costo para enfrentar el cambio climático es de 350 mil millones por año. Si lo dividimos entre la gente con ingresos altos y medio-altos (que es el 16% de la población mundial), esto sería 23 dólares por mes por persona. Y ¿la gente está dispuesta a pagar? No. Una encuesta realizada por CBC News en Canadá mostró que ni la mitad de la población está dispuesta a pagar 7 dólares al mes por los impuestos al cambio climático.

Otro aspecto es que el cambio climático es visto como la preocupación de los países de altos ingresos. “ellos causaron el desastre y deben dar el dinero para arreglarlo”. Además, la mayoría de esos países no tienen niveles de pobreza severos. En cambio, los países de ingresos bajos y medios tienen muchos problemas urgentes para preocuparse por el cambio climático como la pobreza y la salud y ¿quién puede culparlos?

El cambio climático no ocupa un lugar prioritario en la agenda de las personas de ningún país. La mayoría se preocupa, pero no para tomar acciones ni para realizar pagos. Los mercados no solucionarán esta falla, simplemente porque una externalidad negativa en 30 años, es una venta difícil. Entonces, la única forma de enfrentarlo es que el gobierno intervenga ¿Pero cómo? Los gobiernos bajan su popularidad cuando aumentan los costos de producción a través de impuestos. ¿Qué gobierno soportaría la carga política de la publicidad negativa? No muchos.

About Arnold Hagens 166 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, marketing y coaching

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*