El retorno de energía nuclear

vale la pena ver una vez má

Publicado en El Pais, 13 de Enero 2022.

Prácticamente todos los países en el mundo se han puesto de acuerdo de reducir la emisión de dióxido de carbono para así reducir el efecto del cambio climático. El dióxido de carbono es uno de los gases principales que causa el calentamiento global, el descongelamiento y el aumento del nivel del mar. Este gas aparece cuando quemamos madera, gas natural, petróleo etc. La generación de electricidad depende por gran parte a estos recursos. Por eso muchos países ya están tratando de cambiar la manera de cómo se genera electricidad. Energía eólica, hidroenergía, paneles solares etc., son algunos de los intentos de reemplazar las maneras antiguas de generar energía por algo más sostenible. Algunos países tienen más opciones que otros. Holanda como país con poco sol, y una geografía plana sin montañas, no tiene muchas opciones. Si tiene viento, pero con casi 600 personas por kilómetro cuadrado nadie quiere estos molinos molestosos cerca de su casa.

La solución viene de un rincón inesperado, la energía nuclear. Seguro, varios de los lectores se acuerdan el desastre en Chernobyl donde en 1986 explotó un reactor nuclear y contaminó gran parte de la Unión Soviética y Europa con polvo radioactivo. También está un desastre reciente de hace unos años en Fukushima, donde una planta nuclear tuvo problemas después un terremoto con tsunami. Además, tenemos todos los desechos nucleares que ya no sirven. Ahora lo guardan en lugares aislados o tratan de procesarlos en productos menos dañinos. Sin embargo, de vez en cuando algo sale mal o se pierden por algunos terroristas. Entonces a primera vista la energía nuclear es una mala idea.

Pero, la gran ventaja es que la energía nuclear no bota nada de dióxido de carbono, ni ningún otro gas toxico. Las torres que siempre vez en las fotos son nada más que torres de enfriamiento. Además, si calculas en una manera diferente puedes argumentar que todos los gases emitidos por carbono, gas, petróleo etc. Que generan electricidad generan tantos gases tóxicos y respirar todos estos gases causa varios tipos de cáncer y reduce la esperanza de vida. Mas que personas que han muerto o sufrido accidentes nucleares. Además, muchas plantas nucleares siguen siendo basados en diseños de hace 60 años. Ahora hay nuevas tecnologías que son más seguras, más eficiente y hasta algunos utilizan los desechos de las plantas nucleares antiguas.

Yo todavía estoy con dudas si es la solución, pero creo que vale la pena ver una vez más si es realmente una buena oportunidad para resolver un problema grande con una tecnología moderna que promete lograr nuestros objetivos de reducción del dióxido de carbono.

About Arnold Hagens 283 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, health y coaching

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*