Una mirada a los habitos alimentarios matinales del estudiante

Publicado en El Pais, 17 Noviembre 2018.

El estudio de los hábitos alimentarios es importante cualquiera que sea la edad de la población, y en este caso de los estudiantes donde se adquiere por cierto un estilo de vida, la cual puede en alguna medida ser fácilmente moldeada por estar en edades tempranas, desde la infancia y la juventud.

En esta oportunidad hemos realizado una encuesta relámpago, en estudiantes de primaria y segundaria, tomando como parámetros dos elementos:  el consumo de desayuno y agua en el horario de su desarrollo educativo matinal, la cual está en íntima relación a los procesos de enseñanza y aprendizaje. En este estudio de hábitos alimentarios matinales, hemos obtenido información diversa, agregándose a estos indicadores el aporte monetario y su repercusión en el consumo de alimento chatarra a deshora

Del total de encuestados de primaria y secundaria nos ha reportado que un 32 % de los estudiantes llegan a la escuela sin haber tomado su desayuno y explica que es por falta de tiempo y descuido de sus padres o encargados.

Por otro lado el habito del consumo de agua en un periodo de 12 horas alcanza a un 20 %, que es en el grupo atareo de 6 a 18 años de edad.

El desayuno es la primera comida del día, es una buena fuente de energía y nutrientes la cual está relacionado o asociado en forma proporcional con un buen rendimiento físico e intelectual. Los menores y adolescentes requieren contar con alimentos que le proporcionen energía para el cerebro y su cuerpo, por considerar que el tiempo o lapso entre el desayuno y el almuerzo es muy largo. Esta es la razón que justifica un buen desayuno que aporta energía bien distribuida a lo largo del día y de esta manera mantiene un equilibrio de su peso y talla: el desbalance de esta comida tiene íntima relación con la aparición de la obesidad o sobre peso.

La proporción de niños y jóvenes que van a la escuela sin desayunar es muy muy llamativa 32%, seguramente y esto lo relacionamos con estudios de otros países, que sería bueno coordinar con los maestros identificar su disminución de su capacidad física, cansancio fácil, capacidad de concentración, aprendizaje y en última instancia su rendimiento.

A esta variable de ayuno se agrega la gran proporción de estudiantes que acuden a la escuela con montos variables de dinero en un 52%.  Grupo muy considerable y llamativo por estar asociado que esta porción acostumbra por moda, sensación de falta de tiempo, están cambiando sus hábitos alimentarios consumiendo comida chatarra a deshora por tanto incrementando su carga calórica en forma desproporcionada que conducirá a corto plazo al sobre peso.

Otro elemento y que se debe considerar es la escasa proporción de consumo de agua que llega a un 20% en los grupos de niños y adolescentes. Siendo que el agua es fundamental para tener buena salud y sobre todo el agua es importante para el funcionamiento del cerebro. La OMS recomienda el consumo diario de 6 a 8 vasos, además sugiere que se debe crear el habito de consumir agua desde la infancia.

La pérdida de un 2% del peso corporal de líquidos, produce la disminución de la memoria, concentración, dolor de cabeza, escozor en los ojos, ardor del estómago, taquicardia, fatiga, disminución de la coordinación y reflejos. Por tanto, es muy importante de beber agua durante la jornada escolar.

About Freddy Cordova Ossio 10 Articles
Freddy Cordova Ossio es medico pediatra, ex-Jefe del Departamento de Medicina Familiar y Social en la Universidad Mayor de San Simon. Actualmente es medico e investigador en South Group

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*