Costos de hospitalización

Bolivia no debería volver a las antiguas practicas

Published in El Pais, 27 de Octubre 2020.

Durante los días con el mayor numero de hospitalizaciones y muertos por COVID-19, muchos se han cuestionado sobre los altos precios de la hospitalización. El movimiento social fue tan fuerte que hasta el gobierno sintió la presión por homologar los precios de las clínicas privadas con las del servicio público. Al fin y al cabo, solo hay pequeñas diferencias en el servicio y estas son las diferencias que deberían elevar el “precio razonablemente” y no por los cielos.

Se había hablado de que, por la pandemia, el gobierno pagaría los servicios del sector privado al ser una emergencia nacional y ya que el servicio de salud pública no abastecía, seria el gobierno que pagaría a los servicios privados para compensar esta insuficiencia por parte del servicio público. Sin embargo, cuando la situación se calmó, se dejó de hablar del tema. Tanto la población como el gobierno, no ha visto la necesidad de realizar cambios en el sistema de salud. Y esto preocupa.

La crisis del COVID-19 ha puesto en evidencia muchas debilidades del sistema de salud y la imperiosa necesidad de hacer una reestructuración para mejorar la calidad del sistema de salud y para esto es importante una fuerte rectoría del Ministerio de Salud que implemente la visión de la salud boliviana como una necesidad y un derecho sin barreras de acceso. No obstante, a penas está pasando la crisis y todo está volviendo a lo que era antes. Hace unos días, un pariente querido falleció en una clínica con terapia intensiva (UCI), solo dos días en este lugar y la cuenta fue de ocho mil dólares. ¿Cómo se justifica un precio de 4000 $us/día? ¿Cuál es el rol del gobierno como rector de la salud?

“Si quieres tener lo que nunca has tenido, tienes que hacer lo que nunca has hecho”. Conocemos este dicho, pero, en Bolivia, parece que el estatus quo nos ancla más a las practicas antiguas, aunque sepamos que son malas. Muchos países están aprovechando los cambios implementados y las falencias evidenciadas para realizar inversiones necesarias y puntos de control de calidad del servicio. Europa ha iniciado un calculo para ver la eficiencia del servicio analizando costos relacionados con la calidad y eficiencia. Un día en UCI cuesta: €1,040 en Alemania, €1,333 en Italia y €1,243 en Holanda y ahora se está viendo cómo homologar estos costos con la eficiencia para seguir mejorando calidad. Bolivia no debería volver a las antiguas practicas sabiendo que nuestro sistema de salud es precario e inaccesible a las personas.

About Kathya Cordova-Pozo 118 Articles
PhD. en Economia y Politica internacional. Realiza investigacion en el area de economia-salud y desarrollo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*