¿Qué hacer con más ancianos y menos jóvenes?

Las instituciones deberán cambiar y adaptarse

Publicado en El Pais, 19 de octubre 2019.

El 2034, el número de personas mayores de 65 años habrá aumentado un 27% en Bolivia en comparación con el 2019. Además, el número de personas menores de 20 años habrá disminuido en un 14%. ¿Cómo pasará esto? Primero, la calidad de vida y la calidad de la atención médica están mejorando. El trabajo se está volviendo menos peligroso y, por lo tanto, las personas alcanzarán una edad más alta. Al mismo tiempo, las familias tendrán menos hijos, lo cual es un desarrollo que vemos en muchos países del mundo a medida que la economía se desarrolla. Así es, la mayoría de ustedes probablemente tiene menos hermanos que sus padres y lo más probable es que sus padres alcancen una edad más alta que sus abuelos.

Aunque 15 años parecen muy lejanos, esto es algo que sucede gradualmente y, como sucede con frecuencia con las cosas que suceden gradualmente, probablemente no lo notaremos. A Partir de esto, quiero señalar dos cosas que se convertirán en oportunidades para las empresas y los políticos.

Los gobiernos deberán tomar en serio a las personas mayores. Se convertirán en una masa más crítica con sus necesidades y, por lo tanto, con su poder político. Si también considera que los nuevos ancianos no son personas que simplemente se quedan en casa todo el día, sino que son físicamente activas, es necesario tomarlas en cuenta. Usarán su poder político para mejorar su calidad de vida. Tampoco olvidemos que el sistema de pensiones deberá adaptarse a un mayor número de personas mayores que recibirán beneficios.

En segundo lugar, ¿qué sucede cuando hay menos jóvenes? Afectará a las escuelas enteras y la forma en la que son llevadas. En otras palabras, en los próximos 15 años, las escuelas primarias necesitarán un 14% menos de capacidad, menos maestros, menos infraestructura, menos libros, etc. Lo mismo puede ocurrir con ciertos productos para bebés y niños. Incluso podría afectar a ciertos centros de salud y hospitales, aunque estos incrementarán seguramente su funcionamiento debido al desarrollo económico y una mayor demanda.

Sin embargo, si usted es político, es necesario tener en cuenta estos cambios en la demografía de Bolivia. Las instituciones deberán cambiar y adaptarse. Puede ser fácil pensar que tomará mucho tiempo y posponerlo, pero una vez que llegue el momento, no es algo que podrá arreglarse de la noche a la mañana. En el caso de que tenga un negocio, también podría afectarle, o podría ver grandes oportunidades. El punto es saber cómo cambia la composición demográfica de las poblaciones y cómo plantear una ventaja competitiva para crear políticas de producción.

About Arnold Hagens 152 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, marketing y coaching

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*