Año nuevo en Bolivia y Holanda

disfrutando de las tradiciones

Photo by: Thomas Hagens Cordova

Publicado en El Pais, 1 de Enero 2022.

Ya llegó un nuevo año. Pero la manera que entramos a este nuevo año es diferente en todo el mundo. Como yo he vivido en Bolivia y ahora vivo en Holanda, puedo decir que he y estoy disfrutando de las tradiciones de ambos países.

Holanda tiene sus tradiciones, pero quizás la tradición más conocida es una comida conocida como ‘oliebollen’ en una manera los puedes comparar con los buñuelos. Pero los holandeses los han vuelto bolitas. Ellos han sacado el hueco de los buñuelos y los llenan con pasas o manzanas y lo sirven con azúcar en polvo. La fiesta de año nuevo es diferente. En algunos casos la gente se reúne con amigos o con familia. La mayoría empieza su fiesta a las ocho de la noche, algunos con comida otros solo con bocaditos como los ‘oliebollen’.

Acercando a la medianoche, como en muchos lugares del mundo, en Holanda se alista también el Champagne y mucha cerveza. Ahí es donde todo es diferente. En Bolivia, al toque de la media noche inician las tradiciones contando uvas y subiendo las gradas. Se sale de la casa con maletas y se cuenta dinero y los familiares se abrazan, hay mucha alegría, porque el primero de enero todo tiene que ser perfecto ya que todo el año se repetirá lo bueno del primero. Los holandeses corren directamente a los fuegos artificiales, para ver o lanzarlos. Durante esta salida a la calle, normalmente con temperaturas bajo cero, todos intercambian los buenos deseos y se hacen llamadas telefónicas.

Antes del COVID-19, los holandeses gastaban hasta 77 millones de euros en fuegos pirotécnicos. También llegaban entre 400-700 personas a las salas de emergencia por accidentes con los fuegos pirotécnicos. Justo por esto, los fuegos artificiales muy fuertes han sido prohibidos. Con esto, el número de personas en emergencia ha bajado a solo 100 personas.

El día después, Holanda están prácticamente en coma, hasta por lo menos medio día. Todo cerrado y no ves ningún alma en las calles. Me sorprendió siempre que cuando vivía en Cochabamba, cuánta gente igual se levanta temprano, toma una ducha para bendecirse y comenzar el año bien. Muchos van a la misa. En una ocasión madrugué a las 05h00 AM para ir a la misa de año nuevo en Totora. Algo cansador pero muy lindo, que nunca me voy a olvidar.

En este nuevo 2022, quiero aprovechar de desear a todos los que viven en Bolivia, un feliz Año, lleno de prosperidad y salud.

About Arnold Hagens 287 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, health y coaching

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*