Precios de las vacunas COVID-19

Es un momento clave para los gobiernos de América Latina

Publicado en El Pais, 9 de Enero 2021.

El precio de las vacunas está siendo motivo de discusión en muchos de los países, sobre todo, en aquellos que tienen la desconfianza de la población por actos de corrupción. Muchos gobiernos de Latinoamérica fueron acusados por la población de malgastar el dinero de donación que vino por COVID-19 en compras directas, no transparentes y con sobreprecios, aprovechando el dolor y la gran necesidad de la población.

En salud, los gastos deberían ser transparentes porque la salud es un derecho humano y lo que se invierte debería realmente demostrar que fue costo-efectivo. La secretaria de Estado de Bélgica reveló los costos al comprador de diferentes vacunas en un Twitter y despertó la curiosidad para saber si los gobiernos eligen las vacunas por el precio o por la calidad. ¿Y cuáles son los precios? No se sabe de Sputnik, pero los otros son:

El gobierno de Holanda, por ejemplo, insistió que la selección de la vacuna es por calidad, precio y por seguir estrictamente sus reglas de aprobación para una vacuna. Esta selección fue tan minuciosa que tomó un poco más de tiempo, pero ahora tiene la confianza de la población que está dispuesta a colocarse la vacuna entre el 75% y 90%. Por el contrario, en la Argentina y Bolivia, la población piensa que los gobiernos hacen negociados corruptos sin importar si ponen a la población como conejillo de indias en este proceso. El proceso de selección en estos países no ha sido transparente, y quizás factores políticos y de corrupción pesan más que la calidad de la vacuna. Aunque no se tienen datos precisos, ya hay muchas personas que han anunciado que no se pondrán la vacuna de Sputnik indicando que esta no cumplió de manera transparente los requisitos para su aprobación y que ningún país en Europa la está utilizando. Muchos anuncian que preferirían pagar por cuenta propia las vacunas Pfizer o Moderna porque sí tienen su confianza de “ser buenas”.

Es un momento clave para los gobiernos de América Latina de definir y respetar los procesos de compra para salud y ganar legitimidad. “Para el pueblo, desde el pueblo y con el pueblo”. El mejor balance es calidad, eficacia y precio y hacerlo transparentemente para que la población la acepte y vea que su dinero está siendo bien invertido. Muchos gobiernos compran por compromisos políticos, pero ¿los gobiernos revisan la calidad? El precio no debería ser el único criterio en salud porque de por medio esta la población. Y si la población no quiere ponerse la vacuna, no se le puede obligar, y todo ese dinero en vacunas se perderá de todas maneras. ¿es costo-efectivo?

About Kathya Cordova-Pozo 134 Articles
PhD. en Economia y Politica internacional. Realiza investigacion en el area de economia-salud y desarrollo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*