Hacer que el dinero gire más rápido

Publicado en El Pais, 28 de Enero 2020 y en Los Tiempos 31 de Enero 2020.

En el mundo de negocios, siempre vemos que los abogados son los que elaboran los contratos para que todos los involucrados hagan lo que deben hacer y todo quede claro. Lo hacemos para que no haya dudas y porque no siempre confiamos en la otra parte. Sin embargo, muchos tratos se elaboran sin bolígrafo y sin abogados y no me refiero solo a las compras de pan en la tienda de la esquina.

Algunas personas piensan que cada contrato tiene que estar escrito, pero no es necesario. En el momento que dices quiero comprar 10 panes y la señora dice esta bien, ya hay un contrato oral que implica la entrega de diez panes y el pago de estos en los siguientes minutos. Pero tambien se ven acuerdos de grandes montos de forma oral. Oral, no significa que no sean válidos, pero hacer contratos con abogado y notarios sería un costo alto y detendrían la transacción por algunos días, lo que ralentiza el movimiento económico. Obviamente, un contrato aclara todo, pero, tampoco tendrá todas clausulas para todo lo que podría surgir. Por ello, un trato bajo la confianza y la buena intención de ambas partes es mucho más importante que lo que un abogado pueda redactar.

Al final del día, para que una economía florezca, es importante que el dinero gire rápido. Esto involucra mayor movimiento de compras y ventas, de contratos laborales, de alquileres, etc. El dinero parado en una cuenta bancaria, en un chancho o bajo el colchón no ayuda al crecimiento de la economía. Para que logremos motivar el crecimiento de la economía, es importante construir un buen sistema de derechos contractuales. Esto se refiere sobre todo a un clima de negocios donde todos entiendan y sepan que la palabra de una persona vale, sea oral o escrita; sobre todo, el respeto entre dos personas que convergen a un trato o un negocio. Una negociación exitosa debe tener como resultado que ambas partes ganen y que no se sientan con desventaja en relación con la otra parte al momento del acuerdo, ni un tiempo después. Los ingleses nos enseñaron el concepto de “Gentlemen’s agreement”, o “Acuerdo de caballeros”. Esto en teoría no tenia un valor legal, pero is en la práctica, el que no lo cumplía tendría graves problemas en la sociedad para hacer más negocios. La versión moderna de esto las tenemos en los “reviews” de Uber, Ebay, AirBnb etc. Si el producto no era como uno esperaba tendrá consecuencias en las redes sociales. Para que los tratos y negocios vayan bien, no podemos perder tiempo haciendo contratos con abogados. Si queremos mover la economía, es necesario hacer contratos más rápidos, tomando en cuenta la intención y dimensión del contrato, por supuesto.

About Arnold Hagens 172 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, marketing y coaching

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*