Salva al mundo del plástico y ahorra dinero

Publicado en el Pais, 16 Junio 2018.

Hace dos semanas, la Comisión Europea envió una propuesta al Parlamento Europeo y al Consejo para prohibir los plásticos de un solo uso, tales como cotonetes, botellas de agua, pipetas plásticas, etc. con el objetivo de frenar el crecimiento de las ya 79,000 toneladas métricas de plástico flotando en el océano. Una cantidad desagradable especialmente si considera que la naturaleza tarda entre 10 y 1000 años en descomponer el plástico. Europa intentó concientizar a las personas sobre el uso de plásticos, pero no fue suficiente y se necesitaron medidas más severas.

Pero hay otra razón por la cual nuestros botaderos de basura son difíciles de controlar y se adhieren a cantidades severas de plástico: productos baratos, de mala calidad y que se utilizan una sola vez. Cada vez más nos sentimos más tentados a comprar esos productos, a menudo producidos en China y hechos de plástico. Pueden ser juguetes, artículos de cocina sencillos, artículos electrónicos, adornos, etc. Productos que ni siquiera planeábamos comprar, pero un buen vendedor, una mente distraída y un precio barato nos hicieron comprarlos. Desafortunadamente, muchos de estos productos no duran ni siquiera pocos meses y se desechan rápidamente, aumentando así la ya enorme pila de basura de plástico.

Supongo que todos pueden recordar una compra determinada que parecía ser un buen negocio en ese momento, pero finalmente se rompió rápidamente y terminó en el contenedor de basura. Esto es tres veces una pérdida para el mundo. Primero fue producido y puesto en el mercado utilizando recursos que podrían haber sido utilizados para otra cosa, luego pasamos tiempo y dinero, incluyendo un poco de enojo y remordimiento cuando descubrimos que era una mala compra y el tercero cuando terminó contaminando el planeta en un vertedero o lo que es peor flotando incontrolable en nuestros océanos.

Aunque podría ser tentador para los productores utilizar materiales baratos para mantener el precio bajo, creo que deberían responsabilizarse del impacto negativo que estos productos causan en el medioambiente. Sin embargo, si los consumidores no pueden aguantar la tentación de comprarlos, será difícil evitar que se produzcan.

Entonces, es importante tomar decisiones más acertadas al comprar cosas. Debemos tomar en cuenta los impactos sobre el medio ambiente y nuestra billetera, o no habrá otra alternativa  que pedir a nuestros gobiernos que pongan barreras comerciales y de calidad de producción para evitar que estos productos se produzcan y se vendan. Honestamente, no soy fanático del proteccionismo ni de meter la política en los mercados, pero quizás no haya otra opción como pasó en Europa.

About Arnold Hagens 94 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, marketing y coaching

1 Comment

  1. Es una lástima, voy al parque frente a mi casa y es un botadero de residuos plásticos. Debemos empezar a realizar pequeñas cositas como ir a la tienda a comprar pan con nuestra bolsa de tela o cuando vayamos a comprar dos cosas y no pesadas debemos decir que llevaremos en la mano.
    Trabajar y enseñarles a nuestros hijos que debemos reducir la utilización de los plásticos es más efectivo y de mayor impacto, ya que ellos nos enseñaran y nos harán recordar que no debemos utilizar mucho plástico.
    Gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*