¿En qué pensar cuando queremos invertir?

Publicado en El Pais, 22 Abril 2018

Cuando tomas decisiones financieras utilizamos muchas veces el retorno o el rendimiento del capital. Sin embargo, es fácil equivocarte para hacer un cálculo correcto. ¿Además, cuanto rendimiento quieres sobre tu inversión?

Tenemos que entender que cualquier inversión es un riesgo. Esto significa que podemos perder nuestra inversión. Claro! si ponemos todo nuestro ahorro en una cuenta de ahorro, el riesgo de que el banco se vaya a la quiebra y perdamos todo es muy bajo, y en muchos casos el Banco Central asegura hasta un cierto monto nuestros ahorros. Pero, cuando decidimos invertir en un negocio, comprar acciones, monedas etc., corremos más riesgo. Sin embargo, correr más riesgo también va de la mano con un mayor rendimiento. Una cuenta de ahorro en USD/Euro da entre 0%-0.5% anual. Pero con acciones el rendimiento puede subir hasta 11% o mucho más. Lamentablemente muchas personas no toman en cuenta el riesgo. Hay suficientes historias de personas que invirtieron sus ahorros en acciones, con un rendimiento alto, y la empresa fue a la quiebra y perdieron todo. En estos casos no hay nadie, ni el Banco Central, que puedan ayudarte.

Entonces, si tienes habilidades especiales, o una buena idea, quizás te conviene invertir en tu propio negocio. Pero tenemos que calcular bien el rendimiento e incluir la compensación de tu propio trabajo. Muchas personas con su propio negocio no se pagan un sueldo y piensan que la utilidad es su sueldo. Esto no es correcto. La utilidad es la recompensación para la inversión, y el sueldo es la recompensación para el trabajo. No lo debemos mezclar u olvidar!.

La regla es que a largo plazo, tu inversión tiene que tener un rendimiento según riesgo que tomas y tu sueldo tiene que ser comparable con un ingreso que tendrías en otro lado haciendo algo parecido. Claro, al inicio trabajas muchas horas extra pero cuando todo este estable los números tienen que ser calculados correctamente. Y quizás te des cuenta de que después de pagarte un sueldo entras en pérdida o tienes un rendimiento más bajo del que quieres. Si no puedes mejorar este número, quizás es tiempo de cambiar negocio o trabajo.

En algunos casos está también la utilidad que no se ve en la contabilidad. Algunas personas prefieren su propio negocio, con un rendimiento bajo y un sueldo menor del que podrían  ganar en otro lado. Pero, estas personas aceptan esto por la mejora en su bienestar por tener su propio negocio: flexibilidad en su horario laboral, tranquilidad, y otros.

 

About Arnold Hagens 60 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, marketing y coaching

3 Comments

  1. Todo muy cierto del artículo. Sin embargo me gustaría aportar lo siguiente:
    Si bien debemos realizar cálculos que nos permitan decidir si emprender o no en nuestro negocio, es muy importante tomar en cuenta que; si los cálculos en ese momento no son muy buenos o alentadores, no deben darse por vencidos, puesto que, la situación puede mejorar, porque resulta que nuestro servicio o producto es el mejor, es una novedad. Y aquel resultado anterior del cálculo que era mínimo, ahora presenta mayor flujo, mayor rotación. Entonces, todo cambia, no solo debemos creer en nuestro emprendimiento, también debemos ser los mejores.

  2. Totalmente de acuerdo Bianco. Empezar algún negocio cuesta mucho esfuerzo y no todo va bien inmediatamente. Uno no solo necesita poner un esfuerzo también la creatividad para responder al ambiente y mejorar el producto y servicio. Asi algo que al inicio no parece tan factible, puede resultar en algo muy bueno.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*