¿La Inundación, la Fuerza de la Naturaleza o simplemente la Ineficacia Política?

Publicado en El Pais, 14 Feb 2018

Las últimas semanas Bolivia estuvo expuesta a fuertes lluvias. Aunque, podríamos necesitar un poco de agua extra después de una larga sequía, ha estado lloviendo demasiado. Las inundaciones resultantes hicieron que las personas perdieran sus casas, destruyeran cosechas, colapsaran puentes e incluso mataran personas. Escuché a la gente hablar de que se trata de una fuerza de la naturaleza y que el hombre no puede hacer nada para prevenirla. ¡Yo estoy en desacuerdo!

Para juzgar a un gobierno, El Banco Mundial utiliza los llamados Indicadores del Gobierno Mundial. Uno de ellos se llama Efectividad del gobierno. Entre otros, refleja la calidad percibida de la formulación e implementación de políticas, y la credibilidad del compromiso del gobierno con tales políticas. La escala va de -2.5 a +2.5 y cuanto más alto, mejor.
El 2016, Bolivia obtuvo -0.57, Argentina 0.18, España 1.12, EE. UU. 1.48 y Holanda 1.84. No hace falta decir que la percepción de que la efectividad de gobierno no es muy alta, y muestra que el gobierno no está poniendo en claro su prioridad o que está haciendo las cosas que hay que hacer. Por cierto, también hay un indicador de corrupción y Bolivia tampoco se ve bien en eso.

Foto: Oscar Figueredo Lugar: Ciudad del niño Fecha: 13 Feb 2018

Así que volvamos al problema de las inundaciones. Casas destruidas, personas muertas y heridas. Es probable que haya más lluvia por venir, por lo que aún se desconoce el daño total. Me temo que tengo que decir que parte de esta desgracia es culpa del gobierno. Si un gobierno permite que la gente corte, queme los árboles, si permites que la gente construya casas en áreas que se inundan, si no mantienes los canales de agua y otras estructuras que se necesitan en tiempos de fuertes lluvias, ¿qué se espera?.
Creo que algunas personas afectadas sí conocen el riesgo, pero otros no, y es una tarea del gobierno de advertir a esas personas como un buen padre y, si es necesario, aplicar sanciones fuertes para evitar desastres peores. También, es una tarea del gobierno asegurarse de que las fuertes lluvias se manejen bien, pero como siempre, las prioridades actuales son las cosas menos importantes pero más visibles (por los ojos! Como dicen) y se ocupan más de parques, fuentes o fuegos artificiales. Y sobre esto, las personas subestiman las cosas y se instalan en las montañas y ríos pensando que la desgracia es solo una vez cada 5 años.

Ahora esperemos que todos hayan aprendido una lección y no la olviden cuando deje de llover. Esperemos que el gobierno haga un plan fuerte y efectivo que evite que esto vuelva a suceder.

About Arnold Hagens 69 Articles
Arnold Hagens es Economista con un interés fuerte en tecnología, marketing y coaching

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*