¿Hecho en Bolivia? El caso para el teléfono Accione

Publicado en El Pais: 24-OCT-2017

Leyendo sobre la última tecnología móvil, generalmente marcas como Apple, Samsung y ahora Google están en el centro de la atención, pero cada una de sus marcas son muy costosas, y sólo Samsung está haciendo un gran esfuerzo para producir teléfonos más asequibles. Hay muchos teléfonos de marcas menos conocidas y de bajo presupuesto que han inundado el mercado. Parece que hay un teléfono inteligente para todos. Y si estás en Bolivia tienes un teléfono más para considerar, el Accione del Grupo Jala.

Accione es un modelo de bajo costo entre $ 159 y $ 299 que lo compara competitivamente con otros teléfonos de bajo presupuesto (especialmente cuando se consideran aranceles bolivianos de importación en electrónica extranjera) e incluso tiene la opción de tener el sistema operativo abierto Sailfish que podría en teoría permitir una personalización más específica de la región para diferentes mercados. Es comprensible que Jala esté usando “el patriotismo” para ayudar a vender su teléfono localmente, indicando que los ingenieros de software son bolivianos y que deberían estar orgullosos de lo que han logrado. Pero ¿qué impacto potencial puede tener este teléfono en la economía de Bolivia?
A pesar de que el teléfono está diseñado en Bolivia, la etiqueta “Hecho en Bolivia”, sin duda será un tema de debate. En febrero, Jala anunció su intención de fabricar los teléfonos en América del Sur. Sin embargo, decidieron fabricarlos en China. El hecho de que los teléfonos no se fabriquen en Bolivia hace que muchos digan que el impacto en la economía boliviana sea mínimo y limitado a unos pocos. Aunque normalmente promuevo el comercio entre países para el crecimiento a largo plazo, no podemos olvidar la necesidad de dominar a corto plazo. A pesar de esto, no significa que el potencial de los teléfonos en la economía deba pasarse por alto. Después de todo, si el teléfono tiene éxito, podría resultar en el crecimiento de Jala, que puede ayudar a poner el enfoque la ingeniería de software de Bolivia y comenzar una nueva industria. De hecho, el fundador de Jala, Jorge López, enfatiza la importancia de reinvertir en su comunidad ofreciendo programas de capacitación en escuelas alrededor de Cochabamba.
La historia nos ha demostrado que algunas buenas compañías pueden comenzar un centro tecnológico en su área. Hewlett-Packard y Varian Associates dieron origen al famoso Silcon Valley, Blackberry fue responsable de convertir a la región de Waterloo en el primer centro tecnológico de Canadá. Si Jala puede ayudar a promover las habilidades tecnológicas en las escuelas bolivianas, puede provocar un acrecimiento de más empresas tecnológicas y Cochabamba podría convertirse en un centro tecnológico Latinoamericano.
La decisión de Jala de depender de la fabricación china en lugar de la boliviana es desafortunada y su posible impacto a largo plazo en su economía sigue siendo puramente hipotético. Jala tiene un largo camino por recorrer antes de poder tener una fracción del impacto que estas compañías tenían en sus comunidades, pero con su compañía creciendo de 200 a 800 empleados, muestra que por ahora se dirigen en la dirección correcta y el tiempo indicará si los bolivianos “comprarán localmente” cuando se trate de comprar su próximo teléfono.

About Matthew Glezos 133 Articles
Matthew es Canadiense y es Magister en administración de empresas. El tiene experiencia internacional in marketing y estrategia. Tambien tiene un interés fuerte en tecnología y lo combine con el lado empresarial.

3 Comments

  1. Es una pena que este tipo de emprendimiento se escape de nuestro país. Pero, es debido a que las condiciones no son favorables y no están dadas. Lo que significa alto riesgo para la empresa privada.
    Por otro lado están apostando por un producto de rotación en un nicho pequeño que, de seguro las proyecciones realizadas por Jala deben salir positivas con rentabilidad. Entonces veremos cómo responde el mercado en la práctica.

  2. Yo pienso igual que el autor “el decir made in Bolivia” es polémico cuando todas las partes son compradas en China. Solo por ensamblar en Bolivia no se puede llamar made en Bolivia. Sino todo lo Chino que es importado en partes seria de “industria nacional” como los muebles, juguetes, computadoras, y otros que son ensamblados en Bolivia. Es falta de ética empresarial.

  3. Sobre el tema que toca Bianco “Proyecciones de venta para un nicho”. Estoy de acuerdo que es un nicho para los telefonos de bajo presupuesto. Lo que no tengo claro es si es un nicho pequeño o grande. Solo caminar por la cancha es suficiente para ver que solo hay a la venta cosas de mala calidad que no duran, no tienen garantia, no tienen durabilidad. Es posible que funcione en Bolivia pero tambien es posible pensar que los bolivianos gustan de un telefono que “tenga pinta de ser caro para aparentarlo y mostrarlo a los demas”. A los bolivianos, les gusta gastar en telefonos caros.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*